Huesca

Santa Cruz de la Serós, vuelta a los orígenes

Aragón nunca pudo ser sin Santa Cruz de la Serós y el entorno que le rodea. Su patrimonio fue testigo de la consolidación del Reino de Aragón. De esta ubre, situada en los montes de conglomerado de San Juan de la Peña, mamaron parte de los personajes más sobresalientes de este territorio.

La tranquila iglesia lombarda de San Caprasio, edificada en las primeras décadas del siglo XI, nos da la bienvenida. Bien es cierto que la monumental iglesia de Santa María parece querer robarle todo el protagonismo, pero las exquisitas hechuras de San Caprasio merecen una visita, y más teniendo en cuenta que es el templo lombardo más occidental de Aragón.

La delicadeza lombarda de San Caprasio
La delicadeza lombarda de San Caprasio

En la plaza mayor del pueblo, donde se enseñorea un noble castaño de Indias, se erige la iglesia de Santa María, templo románico edificado a finales del XI-principios del XII, y último vestigio del monasterio femenino que alcanzó gran notoriedad con el abadiado de Doña Sancha, hija de Ramiro I, el considerado primer rey de Aragón. Las sorores que dieron nombre al pueblo abandonaron este monasterio en 1555 para marchar hacia la floreciente Jaca.

Líneas románicas puras en Santa María
Líneas románicas puras en Santa María

Por último, el Monasterio de San Juan de la Peña, el que se embute en la piedra, el que catalizó el desarrollo de las tierras norteñas del Reino en la Alta Edad Media, también forma parte de este recorrido pedestre que alcanza su punto más elevado en el monasterio nuevo, ubicado en los llanos de San Indalecio.

El salvaje Barranco de la Carbonera antes de entrar al pueblo
El Barranco de la Carbonera en estado natural poco antes de entrar al pueblo

Se abandona el pueblo por un sendero indicado que deja a su derecha el bellísimo Barranco de la Carbonera, que se descuelga de las escarpas del Pico de San Salvador, un mirador de primer orden. Entre lazadas, por un camino sabiamente trazado, vamos dejando en el llano a Santa Cruz para adentrarnos en el Paisaje protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel. El graznido de los cuervos y el planeo portentoso de los buitres nos reciben.

Sierra de San Juan de la Peña
Sierra de San Juan de la Peña
Contrafuertes de conglomerado donde anidan buitres y otras aves
Contrafuertes de conglomerado que son refugio de aves

El sendero se asilvestra entre bosquetes cada vez más densos de pino y boj. Ejemplares de haya comienzan a medrar en una orientación septentrional propicia como esta. Las vistas de la muralla nevada pirenaica empiezan a ser fabulosas. Desde Navarra hasta el antiguo Condado de Sobrarbe.

Santa Cruz ocupa su lugar en el llano

Se llega a un cruce de caminos donde es posible descender hasta el monasterio viejo. Nosotros optamos por llanear hasta la pradera de San Indalecio donde se levanta el monasterio nuevo, siguiendo los cánones del barroco de finales del XVII.

Pirineos dominantes
Pirineos dominantes

Este cenobio nuevo, considerado una de las muestras más perfectas de arquitectura monástica de la Edad Moderna, se erigió en 1682 en vista de la inexorable pérdida de poder e influencia del monasterio viejo y de su avanzado estado de deterioro como consecuencia de destructores incendios.

Anchas veredas conducen hasta San Indalecio
Pasarelas vegetales conducen hasta San Indalecio

Antes de descender al monasterio viejo, optamos por asomarnos al balcón que nos brinda la ermita arruinada de Santa Teresa hacia los pagos donde se asientan los núcleos sureños de la Sierra de San Juan de la Peña como Botaya, Osia, Ena o Centenero. En la lejanía se recortan la Sierra Caballera, la de Loarre y los Mallos de Riglos. Lástima que, en este punto, grises nubarrones empezaron a adueñarse del paisaje indicando un cambio de tiempo inminente.

Portada del monasterio nuevo
Portada del monasterio nuevo
Camino hacia el mirador de Santa Teresa
Camino hacia el mirador de Santa Teresa

Hora de marchar a buen paso hasta el Monasterio viejo de San Juan de la Peña. Entre ejemplares de haya y roble, y con el siempre melódico repiquetear del agua del barranco sobre las rocas, se llega al cenobio más importante que tuvo el viejo Aragón.

Camino umbrío hacia San Juan de la Peña
Camino umbrío hacia San Juan de la Peña

En él, se hicieron enterrar reyes y nobles de todas las épocas, el último de ellos el X Conde de Aranda en 1798, Pedro Abarca de Bolea, un prohombre oscense de Siétamo que participó activamente en la política española durante los reinados de los borbones Carlos III y Carlos IV.

El monasterio se abre entre la hojarasca
El monasterio aparece entre la hojarasca

El Monasterio viejo de San Juan de la Peña es ciertamente evocador. Es un monumento que impresiona por su rotundidad e imponencia. El abrigo rocoso donde se incrusta, conocido como el Galeón, ayuda a multiplicar la mística del lugar. Aquí, como no podía ser de otra forma, se funde la leyenda con la historia.

Excepcional ubicación del monasterio viejo
Excepcional ubicación del monasterio viejo

El relato legendario destaca a Voto, un joven zaragozano que se precipitó con su caballo por el cortado del Galeón cuando iba tras un ciervo. Encomendándose a San Juan Bautista, ambos, montura y jinete, lograron pisar suelo firme sin sufrir daño alguno. Allí, en el fondo, descubrió el cadáver incorrupto del eremita Juan de Atarés. Impresionado, decidió ocupar junto a su hermano Félix aquel lugar que consideraron santo.

El claustro, joya del monasterio
El claustro, joya del monasterio

La explicación histórica es mucho más peregrina y nos habla de la ocupación cristiana de las montañas ante el avance por el sur de los ejércitos musulmanes para poder organizar los primeros núcleos de resistencia. Sea como fuere, tuvimos la suerte de gozar del conjunto monacal casi en absoluta soledad, teniendo en cuenta que este emblema es Monumento Nacional y objeto de largas colas y esperas en temporadas de mayor masificación turística.

Santa María y su pueblo
La iglesia de Santa María y su pueblo

Solo nos restaba bajar de nuevo al pueblo de Santa Cruz, ahora sí, confinados por un cielo desgarrado bajo una ligera llovizna. Se acababa el día para nosotros, una media jornada de senderismo de naturaleza e historia, que permite conocer un retazo imprescindible de las memorias medievales de Aragón.

Ruta completada:

Santa Cruz de la Serós- Monasterios nuevo y viejo de San Juan de la Peña

Fuentes de consulta:

Arquitectura Popular de la Comarca de la Jacetania: Santa Cruz de la Serós

Monasterio de San Juan de la Peña (“Románico aragonés”, web de Antonio García Omedes)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s