Francia·Navarra

Irati, hogar de hombres y leyendas

Irati es un símbolo. Es el Sancta Santorum de los bosques caducifolios del norte de España. Y teniéndolo a poco más de una hora de Roncal, ¿cómo íbamos a perdernos el espectáculo que nos iba a ofrecer su selva?

La Selva de Irati se trata del mayor hayedo de Europa, ¿hay acaso un motivo más poderoso que este para perderse por sus sendas? Los lugareños de los valles de Aezkoa y Salazar afirman, orgullosos, que la montaña nunca ha separado a las gentes en Irati.

Primeros pasos

Son 17.400 hectáreas de bosque viejo, maduro, del que el hombre ha sabido sacar partido sin alterar sustancialmente sus ciclos naturales.

Primavera en cotas bajas
El ciclo imparable de las hayas

Errekaidorra («regata seca», en alusión a la pasarela construida sobre este arroyo para unir los valles históricos de Soule y Salazar) es el sendero elegido para conocer el corazón de Irati, que transcurre siempre con el murmullo del río Urbeltza («el río de aguas negras»).

Tejados que no desentonan

El recorrido debuta en las Casas de Irati, antiguamente conocidas como las Casas del Rey, antiguo acuartelamiento que daba cobijo a los guardias de este rincón de Irati, con el objetivo de preservar la integridad de esta fábrica pirenaica proveedora de recursos madereros.

El río Urbeltza, el de aguas negras
Quietud oscura

Desde aquí se contempla la llegada del otro río, el Urtxuria («el río de aguas blancas»), que, junto con el Urbeltza, darán lugar al río Irati, el que pocos kilómetros más tarde se remansará en el pantano de Irabia. Durante la primera parte del recorrido, caminaremos por la margen derecha del río, en territorio navarro.

Nervio natural en la Cascada del Cubo

Abetos, hayas, abedules, sauces, alisos, fresnos y tejos serán nuestros compañeros estáticos de viaje. Al poco rato, el sonido tumultuoso del agua nos indica que estamos cerca de la Cascada de Itsuosin o del Cubo, en alusión al «pozo ciego» que se forma tras el violento precipitar del agua. Belleza auténtica la de este lugar.

El discurrir previo antes de la cascada

Este sendero es un museo al aire libre, con multitud de paneles interpretativos que explican los usos forestales ancestrales que se dieron en Irati.

En el negro siempre hay pureza

También se da a conocer, con suma sensibilidad, el palpitar de la selva de Irati durante las cuatro estaciones del año. En estas espesuras nacían los grandes remos fabricados con enhiestos troncos de haya que impulsaron las galeras mediterráneas hace ya cuatro siglos.

Caminos que se andan solos

También se fabricaron mástiles gigantes con enormes ejemplares de abeto para poder izar las velas de esos mismos galeones. Estos mástiles viajaron a los astilleros de Cádiz, Cartagena o La Rochelle. El siglo XVIII fue una centuria de auténtico furor naval.

Revueltas donde asoma la primavera

La Marina Real española invirtió ingentes cantidades de dinero para transformar estos bosques mal comunicados pero de una riqueza natural incalculable. El XVIII fue una época de conflicto y tensión constantes entre España e Inglaterra, que culminó en 1805 con la derrota de la coalición francoespañola en la célebre Batalla de Trafalgar.

Las dimensiones de un mástil de Irati

Las esclusas también fueron importantísimas para poder crear modestas represas con las que aprovisionar de caudal el mermado Urbeltza en los estiajes veraniegos. Estuvieron activas hasta 1940.

Estamos en Francia pero no vemos fronteras aquí

También en estos bosques se fabricó carbón y ceniza para abastecer a las industrias de hierro, cobre y armas de Mendibe, Txangoa y Orbaizeta y la pequeña fundición de vidrio de Iratisoro hasta el siglo XIX.

Contrastes

Residuales en Irati fueron las vías desmontables del sistema Decauville, que se instalaron en el primer tercio del siglo XX en barranqueras secas o de escaso caudal, donde el transporte animal resultaba muy penoso por la orografía. No obstante, allí donde pudieron ser instaladas, la productividad de la extracción maderera aumentó considerablemente.

No lo tiene fácil: el sol se afana en tocar tierra

A la vuelta, en la confluencia del arroyo de Errekaidorra y el barranco de Logibeltza, en la famosa pasarela que ha conectado dos mundos fraternales, se halla, en discreta posición, la muga 231. Estas modestas tallas rocosas son testigos mudos del paso incesante de gentes rudas de montaña, de refugiados políticos, de maquis resistentes o de contrabandistas en busca de fortuna.

La muga 231

No hay que olvidar que estas sendas fueron los caminos que vertebraron Irati desde antiguo, hasta que la explosión de pistas forestales tejió un tupida red de caminos transfronterizos. Caminamos por sendas antiguas, cuyo trazado se pierde en la noche de los tiempos. Que aquí, en Irati, se encuentra la mayor concentración de restos megalíticos de todo el Pirineo.

El arroyo que da nombre a este sendero, el Errekaidorra

El recorrido, que está a punto de terminar, sabe a poco porque Irati es capaz de ofrecer mucho. Nos quedamos con la imagen de un bosque íntimo y emotivo, ampliada en sensaciones por jirones de evocadora niebla y fina lluvia, matizada por los primeros fulgores de una primavera naciente. ¿Cómo un lugar así no iba a hacer brotar historias, cuentos y leyendas?

Paseando por la alfombra roja

La Selva de Irati espera porque no podemos olvidarla. Ahí quedan sus frondas, regatos, aromas y penumbras. Quién sabe si el Basajaun, señor y protector del Bosque, será el que nos guíe en nuestra próxima aventura.

Ruta completada:

Sendero de Errekaidorra

Fuentes consultadas:

Junta General del Valle de Salazar – La Selva de Irati

Iratiko Ibaia – Urtxuria

Web oficial de Turismo de Navarra – Sendero de Errekaidorra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s